Conoce a tu audiencia

¿Por qué estás interesado en la divulgación científica? ¿Es para que pueda ampliar el impacto de su investigación? ¿Para garantizar que los responsables políticos tengan acceso al conocimiento científico más actual? ¿Para lograr los «Impactos más amplios» en sus propuestas de subvención? ¿Hacer que la gente se entusiasme con la investigación científica?

Independientemente de sus objetivos, la divulgación científica efectiva fomenta una conexión entre usted y su audiencia. Les interesa la investigación que haces. E independientemente del tipo de alcance que esté planeando, puede tener éxito si se mantiene relevante, centrado en el valor y hablando en un idioma compartido a su audiencia.

Haga que su investigación sea relevante para la vida de las personas.
Como científicos, estamos capacitados para centrarnos en la importancia de los conceptos, teorías y datos. Sin embargo, la mayoría de los no científicos se centran en las personas, y lo que les convence de que su investigación es importante es cómo se conecta con la vida cotidiana de las personas. Siempre pregúntese: ¿Por qué mi audiencia debería preocuparse por esto? ¿Por qué es relevante para ellos?
Ejemplo: Investiga el ciclo de nutrientes en los humedales. Al dar una charla de Science Café sobre su investigación, en lugar de centrarse en los pasos del ciclo del nitrógeno, decide comenzar con una historia personal sobre su trabajo de campo en un humedal y hablar sobre cómo estos ciclos se ven afectados por la actividad humana. Lo lleva a casa mostrando cómo los diferentes fertilizantes afectan estos humedales y dando a las personas sugerencias para productos de césped amigables con la naturaleza.

Considerar sus valores y creencias.
Los estudios han demostrado que la información por sí sola no siempre cambia las actitudes de las personas hacia la ciencia. Si esa información contradice las creencias mal informadas pero muy apreciadas de alguien, en realidad puede aumentar la confianza en esa información errónea (un fenómeno llamado efecto de retroceso Los hechos por sí solos no siempre pueden llegar a las personas; esos hechos deben presentarse de manera que no amenacen la visión del mundo de su audiencia.
Piensa en los antecedentes de tu audiencia. ¿Cuál es su conocimiento previo? ¿Cuáles son sus valores? Conéctese con ellos a través de las ideas y cosas que les interesan. Esto puede aplicarse a grupos que van desde los escépticos del cambio climático hasta los estudiantes de secundaria.
Ejemplo: cuando hable con un grupo de activistas ambientales sobre su investigación sobre los efectos del aumento del nivel del mar en los ecosistemas de marismas, podría enfocarse en cosas como la pérdida de hábitat. Si hablara sobre el mismo tema a un grupo de empresarios, podría centrarse en el valor económico de las marismas.

Hable con ellos en un idioma compartido.
Respeta las fortalezas y limitaciones de tu audiencia. La terminología especializada (también conocida como jerga) desempeña un papel importante en la ciencia, pero alguien que no haya pasado años estudiando cangrejos probablemente no sabrá qué es una megalopa, y no debe esperar que lo sepan. El alcance de la ciencia no está «entorpeciendo» su investigación, sino más bien comenzar una conversación al respecto en un idioma compartido.
Ejemplo: está investigando la hipoxia estacional en lagos de agua dulce. Cuando participa en un día de ciencias públicas en su museo local, habla con la gente acerca de cómo los bajos niveles de oxígeno dificultan que los peces y otras criaturas ‘respiren’ y guarden la jerga para conversaciones más profundas.
Tenga en cuenta que una audiencia de estudiantes de secundaria y uno de los encargados de formular políticas aportan diferentes niveles de conocimiento previo a esta conversación. Una excelente manera de adaptar su alcance a la audiencia es involucrarlos desde el principio: interactuar con su audiencia y escuchar lo que tienen que decir. Escuchar es crucial para una comunicación efectiva, y le dará una mejor idea de lo bien informado que está su público (así como de lo que les interesa).
Ejemplo: en un entorno más pequeño, como una visita a la escuela o un festival de ciencias, pregúnteles a las personas qué saben sobre su investigación o involúcrelos en una actividad interactiva que le permita evaluar lo que saben.

Si se está preparando para una visita al aula, puede preguntarle al maestro qué han estudiado sus alumnos.
Si se reúne con los encargados de formular políticas, averigüe con anticipación qué temas acuáticos ya están en su agenda.

Por el contrario, si está dando una charla pública o escribiendo un artículo, su audiencia será más grande y más difícil de relacionarse, aunque puede y debe involucrar a los miembros de la audiencia si es posible. Piensa en quién es probable que componga tu audiencia con anticipación (¿estudiantes universitarios? ¿Familias con niños? ¿Otros científicos?), Y evalúa cómo puedes mantener a todos interesados.

Al utilizar estas mentalidades de comunicación, sus esfuerzos de divulgación serán más efectivos: las personas se irán más interesadas, más informadas y con una mejor idea de por qué la ciencia es importante.

Referencias
1 Sturgis, P. y Allum, Nick, 2004. «La ciencia en la sociedad: reevaluando el modelo de déficit de las actitudes públicas». Comprensión pública de la ciencia, 13 (1), 55-74. doi: 10.1177 / 0963662504042690
2 Lewandowsky, S., Ecker, UKH, Seifert, CM, Schwarz, N., Cook, J., 2012. «Desinformación y su corrección: influencia continua y debiasing exitoso». Ciencia psicológica en el interés público, 13 (3), 106-131. doi: 10.1177 / 1529100612451018
3 Konnikova, Maria. «No quiero tener razón». The New Yorker 16 de mayo de 2014.